Leyendas urbanas sobre el sector editorial

Leyendas urbanas sobre el sector editorial

Los escritores nos hemos visto influenciados por leyendas urbanas sobre el sector editorial, ello hace que muchos autores se nieguen a ver la dura realidad… no tan dura si somos capaces de analizar y comprender los pros y los contras de las opciones que tenemos hoy en día para publicar un libro y llegar al público lector.

Nos guste o no, la autoedición siempre ha sido el primer escaparate de los escritores. Los autores más conocidos fueron rechazados por muchas editoriales tradicionales que solo comenzaron a “pelear” por ellos cuando demostraron su capacidad para escribir y embelesar a los lectores.

Si queremos publicar y dar a conocer nuestras obras, no nos queda más remedio que despojarnos de las leyendas urbanas sobre el sector editorial. Solo el escritor que es capaz de comprender que un editor tradicional no va a comprar sus derechos sin asegurarse antes su éxito, será capaz de conseguir sus propósitos y alcanzar las metas propuestas.

La edición tradicional siempre ha sido para pocos afortunados que incluso hoy, están optando por no ceder sus derechos. Editoriales de la talla de Planeta y Random House han hecho una buena limpia de su catálogo y han estrenado sus nuevos sellos de autoedición.

Nos han contado leyendas sobre el sector que nunca se han basado en la realidad. Conseguir la venta de derechos es tan complicado como comprar un boleto a la lotería y que nuestro número sea el ganador. Un escritor es un emprendedor.

Además, las prisas no son buenas ni para la edición tradicional ni para la autoedición. El 99% de las obras que recibe una editorial no tienen la calidad suficiente para convencer al librero con el fin de que exponga el libro en sus estantes. Pero lo peor es cuando una obra llega minada de erratas y falta de coherencia a manos del público lector.  Es importante tener una visión objetiva de nuestros escritos y, de ser posible, un informe de lectura y una corrección minuciosa por parte de corrector profesional.

Otro problema a la hora de autoeditar es la desconfianza. Lo cierto es que hay muchas editoriales que han abierto sus empresas sin antes haberse equipado con buen equipo de distribución y promoción, por lo que solo pueden editar e imprimir los libros. Otro problema es la edición tradicional disfrazada, empresas editoriales que le dicen al autor que no les costará un euro publicar sus obras, cuando luego les pide una cantidad por corregir la obra, enviarle ejemplares, etc., etc.

Por eso creo importante que un escritor acepte que las leyendas urbanas sobre el sector editorial no son más que eso, leyendas, y empiece a informarse de cómo trabaja una editorial, de qué tipo de servicios le ofrecerá una vez publicado el libro, de qué es un contrato de edición y lo que se ha de firmar; son muchas las cosas a tener en cuenta cuando se opta por la autopublicación, pero también con la edición tradicional.

¿Quieres saber más?

El sector editorial

Publicar un libro

Corregir un libro



Share This