La pregunta del millón: ¿Cómo vender libros?

La pregunta del millón: ¿Cómo vender libros?

Esta es la gran incógnita del mundo de la autoedición. Cómo vender libros de la manera tradicional y cómo vender libros online posiblemente sean dos de las cuestiones que más tecleen los escritores en cualquier buscador. El tema no solo se basa en un factor o dos, son mucho más, y hoy, aunque no lo creas, la calidad del libro no es el primero de esos factores que llevan a una persona a comprar un libro. En este artículo, y en siguientes publicaciones, hablaremos de cómo conseguir vender libros.

El rol del autor en la venta de libros

La mayoría de los escritores suelen pensar que su trabajo termina cuando han marcado el punto final, sin embargo, el mundo editorial del siglo XXI ya no se maneja en esas directrices. Amazon y la impresión bajo demanda cambiaron el panorama y su accesibilidad. Se ha modificado el rol del autor de forma extrema. El libro y su calidad literaria han perdido muchos enteros, al igual que el diseño, la maquetación o la corrección. Estos son factores que posibilitarán un aumento exponencial de las ventas o una caída de estas, sobre todo cuando hablamos de la mala costumbre de los escritores de subir los libros sin que pasen por el filtro de un corrector profesional. Un texto con muchas faltas de ortografía recibirá mala prensa y, en consecuencia, una muerte dolorosa. Entonces, ¿qué debe ser un escritor? Pues un Influencer, ni más ni menos. En la actualidad primero se vende el autor y luego se venderá su libro.

El oficio del escritor para vender libros

En el punto anterior indicamos que el rol del escritor ha cambiado teniéndose que convertir, además, en influencer. ¿Y cómo se convierte uno en influencer? Pues con una dedicación extrema al mundo de las relaciones digitales. Tienes que convertirte en un hacha de las redes sociales, porque, o has publicado con Planeta y detrás tienes un respaldo promocional del carajo o te vas a tener que guisar y comer todo el tema del marketing. Y si deseas convertirte en influencer, esa palabra, marketing, va a empezar a tener mucho peso en tu vida. Pero tranquilo, no te apenes, pues el marketing, como todo en esta vida, también se aprende. Una persona no conseguirá una notoriedad importante en las redes sociales si no tiene una base sólida de conocimientos sobre cómo funcionan y qué teclas tiene que tocar para llegar a la gente. Y es cierto, sí, hay gente que hace el imbécil y se convierte en viral. Pero aquí estamos hablando de vender libros y los libros se venden a un perfil determinado de personas, con unos gustos determinados y que buscan unas experiencias determinadas antes de lanzarse a comprar el libro de un autor desconocido. Os puedo asegurar que eso no pasa por hacer el imbécil, ni por poner morritos ni hacer bailecitos, pasa por escribir y mostrarse, por caerle bien a la gente por cómo eres, pero manteniendo siempre respetuosa distancia. Pasa por escribir, que la gente vea cómo escribes, te siga por cómo escribes y que, cuando se enteren de que has escrito un libro, piensen, «Oye, pues ese libro tiene que estar bien». Moraleja: venderte para vender.

Cómo adquirir notoriedad para vender libros online

Es incuestionable que el factor tiempo tiene tanto peso en este punto como el factor constancia. Pero sin el conocimiento del medio ninguno de los anteriores serviría de mucho. Nadie se levanta un día por la mañana proponiéndose influenciar y se acuesta por la noche con diez mil seguidores más. Dejarse ver y gustar son procesos lentos. Cuántas veces no habremos oído hablar del followback, de los seguidores de calidad, de la compra de seguidores, todos son conceptos que nos suenan porque somos habituales de las redes sociales y en casi todas se manejan los mismos conceptos. Si nos ponemos a indagar sobre ello, encontraremos que hay muchísimas personas dedicadas al marketing online que te enseñan que los únicos que interesan son los seguidores de calidad, pero que estos también son los más complicados de conseguir.

Olvídate de la compra de seguidores. El followback es una forma fantástica de generar estadística vacía, es un procedimiento de cortesía que no indica que haya un interés real por lo que haces, dices o promocionas. Cuando empiezas de 0 en plataformas como Instagram o Twitter, necesitas ese pequeño impulso, porque habrá un 4 o un 5 % de esos seguidores que hayas conseguido de esta forma que se convertirán en seguidores de calidad y que se convertirán en una base a partir de la cual empezar a difundir tus publicaciones. La mayoría de estos seguidores son paja, gente que conecta contigo y nunca más te lee. Así que, a partir de ahora, vamos a trabajar duro y con mucha constancia.

No te decepciones si no vendes muchos libros a corto plazo. Piensa que un libro es un activo imperecedero, siempre es nuevo para el que no lo haya leído y siempre hay gente que no lo conoce, así que vamos a tener oportunidades de venderlo. Mientras tanto, no te desanimes y sigue escribiendo. Cuando hayas conseguido una cantidad importante de seguidores que se hayan convertido en compradores potenciales de tu obra más reciente, si les gusta lo que han leído, no dejarán de leerte.

Estrategias para vender nuestras obras

El blog

El blog es la clave de bóveda de nuestra estrategia:

  1. porque permite que los lectores nos lean.
  2. Porque si tratamos bien la temática y el SEO, conseguiremos que la gente venga a nosotros a través de los buscadores con búsquedas a cuestiones específicas.
  3. Porque luego podremos derivarles a nuestras redes y a las plataformas de venta en donde tengamos nuestro libro a través de enlaces y banners.
  4. Porque un artículo largo es una gran fuente de pequeños contenidos para otras redes sociales (de este post voy a sacar unos cuantos tuits y contenidos para Instagram).
  5. Porque también nos puede servir en un futuro para generar otro libro que sea recopilatorio de nuestros mejores posts.

Las redes sociales

Utiliza aquellas en las que te sientas más cómodo y que encuentres más útiles. No hace falta que estés en todas, porque el trabajo y el tiempo que conlleva es muy importante, además, es mejor empezar de menos a más. Por ejemplo, Twitter necesita de una actividad muy grande debido a su concepto efímero. Publicaciones más cortas, pero mucho menos tiempo con ellas, no se fijan en el cerebro y es fácil que se olviden al momento, por lo que tenemos que estar muy presentes. Te pide más dedicación que otras como Instagram o Facebook. Así que podemos empezar por alguna de estas y crear nuestros contenidos evergreen (sin fecha de caducidad) que luego podremos usar para el resto de las redes. Si nos centramos en una y conseguimos una red interesante y muchos automatismos que nos faciliten tener un buen flujo de publicaciones sin usar demasiado de nuestro tiempo, podremos dar el paso a la siguiente red social. El objetivo es la visibilidad.

En cuanto al uso de hashtags y tendencias, creo que ya todo el mundo sabe en qué consisten. Busca herramientas que puedan medir la cantidad de visitas que tienes a diario para valorar si merecen la pena o no. Los hashtags con el título de nuestro libro no sirven, a no ser que te llames Juan Gómez-Jurado.

Continuará en próximos posts

No gastemos todas las balas de una vez. En próximos posts iremos desgranando todo y daremos más tips y consejos, hablaremos de herramientas que pueden usar los escritores, de cómo elegir cuál es la mejor editorial para publicar, de apps que nos pueden ser de mucha ayuda para esto del marketing para escritores, de presentaciones y mucho más. Estamos empezando una colaboración que tiene una pinta estupenda con Merche y su Desván de las Letras para serviros de ayuda a todos vosotros y para demostraros que somos los mejores profesionales que podréis encontrar para poner vuestros libros en nuestras manos, porque nos gusta ir de frente, con información sincera y sin letra pequeña, porque este es un mundo mágico que merece el esfuerzo y todo el respeto.

Porque sin vocación no se puede ser un buen profesional.

¡Hasta la próxima!

Carlos Venegas

CEO de El Salto Editorial y CaryCar Servicios Editoriales

Escribir es vivir

Escribir es vivir

Escribir es vivir. Muchas son las personas que sienten la necesidad de escribir. No buscan como finalidad convertirse en grandes escritores, ni siquiera en escritores aficionados. Emplean la escritura como una vía de escape de sí mismos para intentar resolver conflictos internos y externos y así luchar contra esos “fantasmas” que en ocasiones nos asfixian el alma.

Cuando escribimos le abrimos las puertas a ese yo interno que permanece a la espera de ser descubierto. Aprendemos a escuchar nuestros deseos, analizar nuestros pensamientos y enfrentarnos a nuestros sentimientos. Escribir es vivir, es como adquirir una llave que abre la puerta de la libertad emocional. Yo defino la escritura como la magia que siento cuando mis dedos tocan el teclado evitando la censura y derrochando sinceridad hacia mi propia persona.

Escribir extiende mis alas, me ayuda a resolver mis dudas y a crecer como persona. Cuando escribo soy capaz de vivir aquellas vidas que tanto he anhelado, inventando para ello un paraíso, quizás utópico, donde me siento viva. También me ayuda a asumir la crudeza de la realidad y analizar el porqué de unos sentimientos que logran desbordarme. Y lo que aún resulta más extraordinario, mucha parte del material escrito acaba siendo el germen de una idea para un proyecto literario. Aunque bien es cierto aquello que nos dicen en decenas de manuales sobre técnica narrativa: «No debemos emplear nuestros desahogos escritos para narrar una historia si queremos atrapar al lector».

¿Podemos emplear la escritura como terapia o herramienta de autoconocimiento? Mi experiencia a lo largo de muchos años me anima a decirte que no solo puedes, sino que deberías sentir la magia de escribir.

En su libro La escritura como búsqueda, Silvia Adela Kohan afirma que «la escritura es una herramienta para el autoconocimiento y la expansión personal». Cuando escribimos podemos crear aquellos mundos donde hubiéramos querido vivir, pudiendo además aprovechar este material creativo para transformarlo en material literario, de este modo saldremos doblemente beneficiados, vislumbrando un arco iris en la penumbra de nuestras vidas. Aunque no sea tu deseo ser escritor, puedes escribir un libro. Un libro donde quedará por escrito la verdadera esencia de lo que eres, quieres y no quieres en tu vida, tus capacidades, tus logros, los muros invisibles que puedes derrumbar. Experiencias que nos aportarán un maravilloso, aunque a veces doloroso, aprendizaje. Ese libro será la medicina para tu alma.

En El Desván de las Letras te ofrecemos un curso muy especial para desarrollar tu talento, potenciar tus capacidades pero, sobre todo, para sanar tu autoestima y encontrarte con la voz de tu «Yo superior». Una aventura fascinante a través de la escritura.

Llámame, adaptaré el programa de estudio a tus necesidades. 

Terapia a través de la escritura