El escritor en el País de las Maravillas

El escritor en el País de las Maravillas

El Escritor sabe cómo construir su propio País de las Maravillas. Calentamos motores y nos ponemos en marcha. Comienza nuestro viaje. Vamos a emprender camino hacia la escritura. Viaja al País de las Maravillas donde los sueños no tiene la censura de un momento duro e inesperado que nos mantiene alejados de besos y abrazos, pero que nos aporta la posibilidad de descubrir y potenciar nuestra creatividad. 

Si quieres salir del encierro, libera tu mente y siente que puedes inventar tantos mundos quieras escribir. 

Adquirir un hábito

Cada escritor tiene unos hábitos y unas necesidades para establecer una rutina y un compromiso con la escritura. A algunos les gusta escribir por las noches, otros prefieren las primeras horas de la mañana, con la mente fresca y los sueños aún visibles en la memoria. Los hay que van rescatando los minutos que les sobra frente a la rutina diaria y quien se deja cazar por la inspiración.

Sea como sea, no podemos posponer nuestra tarea. Como escritores que somos, o queremos ser, tendremos que renunciar a algunas cosas para priorizar nuestro estado de concentración y ponernos a escribir. Es posible que al adquirir el estado de éxtasis necesario para contar una historia, plasmar un poema o poner nuestras ideas sobre el papel, perdamos el sentido de la realidad y nos olvidemos incluso de comer, porque tendremos la sensación de que no han pasado tantas horas, que hace solo unos minutos que nos sentamos a escribir. Es un riesgo necesario si quieres ser escritor, un riesgo que ¡engancha!

El escritor es esclavo de su oficio, y lo disfruta. Se deja arrastrar por la necesidad que le produce escribir y se alimenta con ello. En ocasiones, renuncia a salir con los amigos, a entretenerse frente a la televisión o perder el tiempo en cosas banales que no cubren su necesidad creativa.

Siendo constante en tu trabajo, llegarás a ser escritor; porque si quieres ser un escritor profesional, deberás invertir gran parte de tu vida en este oficio.

Cada escritor diseñará su propio plan de acción y creará pequeños rituales a seguir, que no siempre serán los mismos, o sí, según el momento en que estemos escribiendo, según las sensaciones, los sentimientos o las vivencias que estén sucediéndose en los momentos de creación.

Algunos escritores necesitan volcar su creatividad escribiendo con lápiz y papel, otros prefieren una estilográfica. Muchos recurren al ordenador. Aunque no lo parezca, son importantes los objetos con los que escribimos;  a veces, un simple bolígrafo puede hacer que nuestras frases fluyan con mayor soltura o una pantalla de ordenador, que nos concentremos aún más en nuestra tarea. También los hay que buscan y rebuscan hasta encontrar un cuaderno que les inspire solo con verlo y quienes guardan hojas sueltas, servilletas de papel o cualquier trozo de algo que les sirva para escribir.

Crea tú mismo tu propio ritual y escribe.

Desde El Desván de las Letras seguiremos viajando contigo.

El Desván de las Letras ofrece un 15% de descuento en todos sus cursos y servicios. Tutorías personalizadas. 



Share This